''Un piano hambriento, una guitarra flamenca, una batería caótica, unos tacones que muerden, el dulce sonido de una melódica con la picante castañuela, la juguetona flauta travesera, el pataleo del cajón, unos brazos que acarician y unas manos que besan... buscan juntas sacar voz y sonido, convertir en verbo y acción, en poesía y canción a su pueblo, Andalucía, a los gemidos de su tierra, a sus gritos y alegrías.''